« VOLVER

¿Cómo enseñar buenos hábitos alimenticios a los niños?

La familia es un factor clave para la buena alimentación de los pequeños de la casa. Cultivar los buenos hábitos alimenticios en familia facilita y hace más divertido su proceso de aprendizaje.

Enseñar a los niños hábitos alimenticios adecuados para su salud es una tarea que comienza desde temprana edad. Desde el primer año de edad es necesario que los niños aprendan a comer de forma saludable para que se forme un hábito hasta que sean adultos. Este es un reto en el que debe intervenir toda la familia.


Cuando el niño tiene entre 1 y 3 años, su forma más efectiva de aprendizaje es la imitación. Por lo que es clave que el buen ejemplo a la hora de comer empiece en casa. Si el niño nota que papá o mamá consume regularmente comida chatarra, deja el plato sin terminar y no consume frutas diariamente, no le puedes sugerir que haga lo contrario.


Te ofrecemos algunos consejos que te ayudarán a transmitir buenos hábitos alimenticios en el hogar de una forma práctica y efectiva:


1. Haz atractivo el plato. Es normal que los niños entre 1 y 3 años rechacen los alimentos la primera vez que se les ofrecen. No por esto hay que rendirse. Al contrario, formar un hábito representa intentar varias veces y emplear distintas formas de presentar un mismo alimento hasta lograr que sea atractivo para el niño.


Algunas prácticas útiles para hacer atractivo el plato son:

1. Preparar de diferentes maneras un mismo plato.

2. Distribuir la comida en raciones pequeñas.

3. Buscar platos que sean atractivos a la vista por sus formas y colores.


La clave está en hacer de la hora de la comida un momento de diversión en familia.


Muchas veces los niños se pueden hastiar de un alimento importante para su dieta sino es presentado de una forma variada. Por eso, es fundamental que la creatividad y el ingenio sean parte de los ingredientes al momento de preparar los alimentos que tus hijos consumen.


2. Enséñale a comer de acuerdo a su edad. Cada etapa de crecimiento de los niños establece una alimentación distinta. La alimentación en familia no debe significar que los niños coman lo mismo que los adultos. Ten presente que a su edad existen necesidades nutricionales específicas y además no cuentan con la suficiente capacidad digestiva que tiene un adulto.


Entre los 1 y 3 años, es el momento de agregar alimentos de textura un poco más gruesa que las compotas y las sopas para que aprendan a masticar.


3. Inclúyelo en la preparación de los alimentos. Para que la hora de la comida sea uno de sus momentos preferidos del día (y el tuyo también), puedes optar por incluirlo en la organización.


Deja que escoja una fruta o verdura diferente cada día, que te acompañe al supermercado para escoger el menú de la semana, pídele que te ayude a revolver la ensalada o agregarle queso parmesano a la pasta, e incluso poner las servilletas en la mesa; son algunas formas de desarrollar el hábito en familia. Además, lo hace sentirse importante y facilitará su participación en el proceso.


4. No lo obligues a comer. En este punto es muy importante mantener un equilibrio. No debes ser ni muy permisiva ni muy estricta. Si no quiere comer no hay que obligarlo y si sí lo hace no hay que felicitarlo tampoco. La comida no debe ser empleada como un premio o castigo. Así que sobornar con un dulce a cambio de dejar el plato vacío no es una opción.


Por último, no olvides que para que el momento de la comida se convierta en un buen hábito es indispensable establecer un horario regular de comidas durante el día. Ten en cuenta:


· Los niños no comen bien si están muy cansados. Entonces, es necesario dejar un espacio entre los juegos y la hora de ir a la mesa.


· Evita las distracciones como el teléfono, televisor y cualquier otro dispositivo electrónico que perturbe el momento de comer.


El acompañamiento de mamá y papá es fundamental para desarrollar los hábitos alimenticios saludables que deseas ver en tus hijos. Así que, recuerda contribuir a la adecuada alimentación de tu hij@ con los nutrientes del Alimento Lácteo KLIM® 1+ FORTIPROTECT®.


Palabras clave:

Alimentación, hábitos, familia, niños, edad escolar, alimentación adecuada, buenos hábitos, crecimiento, desarrollo, comida.


Fuente:

Dra. Nelly Olarte .

Nutricionista infantil

Tarjeta profesional #0019 

0     10