« VOLVER

¿Cómo evitar los accidentes en casa cuando están explorando?

Los niños entre 1 y 3 años están en edad de explorar todo lo que ven. Para que puedan hacerlo sin peligro lo mejor es asegurar tu casa.

 

Pretender que los niños se queden quietos todo el tiempo no tiene sentido. La curiosidad es parte vital de su desarrollo, por lo que apoyarlos en este descubrimiento es clave a futuro. La mejor manera de hacerlo es ofreciéndoles un espacio familiar seguro, donde ellos puedan sentirse libres de explorar a su gusto.

El mejor lugar es y será, la casa. No solo porque es donde pasan mayor parte del tiempo, también porque les da un sentido de pertenencia y seguridad indispensable a esa edad. Así que hay maneras muy fáciles de hacer de tu casa un lugar libre de accidentes, sin necesidad de volverla una prisión o de cambiar la rutina familiar.  

Aunque  lo ideal es que los niños a esta edad estén acompañados siempre de un adulto,  somos conscientes de que los accidentes pasan en cuestión de segundos, de manera que lugares como la cocina y los baños, que son los que más riesgo representan, son los primeros donde debes enfocar tu atención.

Cada lugar necesita recomendaciones específicas. Por ejemplo:

En la cocina:

No dejar nada filudo sobre la mesa (cuchillos, tenedores, tijeras o vasos de vidrio).

Asegurarse que los cajones estén siempre bien cerrados.

No poner electrodomésticos o utensilios en los bordes de la mesa porque pueden caerse.

Cuando estés cocinando procura ubicar las manijas de los sartenes hacia adentro.

Nunca cargues a los niños mientras estás cocinando.

Todos los productos de limpieza es mejor guardarlos en lugares altos para evitar que los niños los cojan.

 

En el baño:

No dejes la tina llenándose o la llave de la ducha abierta mientras buscas todo lo que necesitas para bañarlo, en cualquier segundo los niños se meten y pueden ahogarse o resbalarse.

Asegurarse de poner tapetes antideslizantes en la ducha o tina para evitar caídas fuertes.

Guardar los medicamentos, los tarros de champú y las  cremas  en lugares altos para evitar que los alcancen.

Mantener el piso seco en todo momento es clave para que nadie (incuso tú) sufran caídas.

 

Para los demás rincones de la casa resulta muy práctico que cubras todos los enchufes eléctricos con tapas de seguridad; mantén las escaleras libres de juguetes y muéstrales a los niños lo importante que es bajar y subirlas despacio. Es mejor que no dejes sillas cerca de las ventanas, para así evitar que se trepen e intenten abrirlas. Y si tu casa tiene piscina o jacuzzi, asegúrate que la puerta de acceso esté cerrada cuando no se esté usando y no haya un adulto presente. 

La idea no es solamente que ellos puedan divertirse y explorar, sino que mientras lo hacen, tú estés tranquila y confiada de que no corren peligro alguno.

 

Fuente:

Martha Flautero (psicóloga). 

0     41

Whoops, looks like something went wrong.