« VOLVER

Cómo manejar los berrinches de los niños

Antes de permitir que los gritos y las patadas te enloquezcan, sigue estas recomendaciones para educar a tu pequeño.

 

Imagina que caminas por un pasillo del supermercado y de pronto un ruido ensordecedor te distrae de tus compras: son los gritos y llantos de un niño que está haciendo berrinche. Quizá unos años atrás hayas pensado: “mi hijo no será así” o “yo sí sabré controlarlo”. Sin embargo, una vez que eres madre y te encuentras en medio de un berrinche, te das cuenta de que manejar tal situación no es tan fácil como pensabas.

 

Algunas madres por no saber controlar los estallidos de rabia de los pequeños, los gritan o maltratan física y verbalmente. Esto genera consecuencias lamentables. Aprender a manejar estas actitudes no es tan sencillo, pero lo primero para lidiar con ellas es entender qué está ocasionando que el niño reaccione de esa manera.

 

Lo que se esconde detrás del berrinche

 

Los berrinches son arrebatos emocionales que se expresan a través de gestos y llantos intensos. Son una forma no verbal mediante la cual los niños expresan la frustración de un deseo no satisfecho o su desacuerdo con realizar algún deber que no quieren hacer.

 

Más que algo que se deba buscar evitar a toda costa, las rabietas son una oportunidad para que padres e hijos alcancen un acuerdo y solucionen el conflicto. Si éste se resuelve con límites firmes, cálidos y coherentes, el vínculo se fortalecerá. Así como también la personalidad del niño, quien tolerará mejor la frustración.

 

Pero por otro lado, si los padres son incapaces de lidiar con los berrinches, la relación con sus hijos se tornará conflictiva. Es posible que los niños no aprendan a enfrentar la frustración ni mucho menos a manejar la rabia e ira.


Las señales de alerta

 

Más adelante te ofrecemos algunas herramientas para lidiar con sus berrinches. Pero ten en cuenta que algunas veces la atención de especialistas es necesaria.

 

Si alguno de los siguientes puntos te suena familiar, no dudes en llevar a tu hijo con los expertos.

 

1.    Los berrinches se intensifican después de los 4 años.

2.    Muestra una actitud agresiva durante estos episodios (se lastima a sí mismo, lanza cosas o busca lastimar a alguien más).

3.    Tiene pesadillas constantes, sufre ansiedad o es demasiado dependiente de ti.

 

¿Qué hacer ante los berrinches del niño?

 

Si bien los berrinches forman parte del desarrollo natural de un niño, será muy bueno manejarlos de la mejor forma para que la situación no se salga de control.

 

A continuación, te compartimos algunas sugerencias de la Academia Americana de Pediatría:

 

·         Cerciórate de que tu hijo coma y duerma a sus horas. Dos de las principales causas de los berrinches son el cansancio y el hambre. Procura que los horarios de tu pequeño para alimentarse y descansar se cumplan en la medida de lo posible.

 

·         Préstale atención suficiente. La mayoría de las veces su actitud es motivada por la falta de atención. Ellos necesitan darte señales y a su edad no saben cómo hacerlo por lo que terminan formando un berrinche Quizá sus gritos y llantos son un reclamo por tu atención. Asegúrate de pasar suficiente tiempo de calidad con él: hablen, jueguen, demuéstrale afecto y elogia sus logros.

 

·         Permanece en calma. Cuando tu pequeño comience a hacer un berrinche, concéntrate en tu respiración y mantén la calma. Enojarte, gritar y golpear sólo empeorará la situación. La paciencia es el mejor antídoto para estos escenarios.

 

·         Negocia. Si tu hijo pide algo que no puedes darle, ofrécele alternativas. Tal vez no deba cenar un chocolate, pero ¿y si le preparas un delicioso licuado de fruta? Ten en cuenta que los “no rotundos” no son una opción para ellos.

 

·         Establece límites. No tengas tolerancia frente a actitudes como golpear, patear, tirar, lanzar o morder. Asimismo, ten muy claro que hay cosas con las que no debes ceder, como las que involucran su seguridad. La disciplina es fundamental para que el niño mejore su actitud.

 

Los primeros años de tu hijo pueden ser complicados para él y para ti como mamá, pero si aprendes a lidiar con estas situaciones el ambiente familiar será mucho más agradable.

 

Por último, no dejes que la inadecuada alimentación sea la generadora de un berrinche. Alimenta a tus niños a las horas convenientes y refuerza su alimentación y protección del sistema inmune con el Alimento Lácteo KLIM® 1+ FORTIPROTECT®.

 

 

Palabras clave: manejar berrinches, niños, pataletas, comunicación, gritos, llantos, disciplina, padres.

 

 

 

Fuente

 

Camilo Ernesto Jácome Archila. Psicólogo egresado de la Universidad Nacional de Colombia y psicoanalista de la Sociedad Colombiana de Psicoanálisis. Actualmente coordina el Departamento de Niños y Adolescentes de la Sociedad Colombiana de Psicoanálisis y desde hace más de 20 años trabaja en ESTRUCTURAR, Institución de rehabilitación para adolescentes y adultos jóvenes con discapacidad intelectual y necesidades educativas especiales.

 

Tarjeta profesional  3228994.

 

 

Reporte Universidad de Maryland

http://umm.edu/health/medical/spanishency/articles/rabietas

 

Academia Americana de Pediatría

http://www.healthychildren.org/English/family-life/family-dynamics/communication-discipline/Pages/Temper-Tantrums.aspx

 

Psychology Today

http://www.psychologytoday.com/blog/child-myths/200906/tantrums-myths-and-misunderstandings

0     4

Whoops, looks like something went wrong.