« VOLVER

Juegos para estimular el cerebro de tu hijo de 1 a 3 años

Las actividades lúdicas son ideales para incentivar el desarrollo cerebral de tu pequeño. ¡Toma nota de estas recomendaciones!

Los primeros años de vida son fundamentales para el desarrollo de las capacidades mentales de los niños. Es durante este tiempo que aprenden a percibir su cuerpo y su entorno, entender y expresar sus emociones, tomar decisiones y resolver algunos problemas, entre otras cuestiones básicas.

En esta etapa, uno de los mejores métodos de enseñanza es el juego. ¿Cómo puedes incentivar el desarrollo de tus hijos mientras te diviertes con ellos?

 

Primeros años de vida: la base de la pirámide

Estimular el cerebro de los niños durante los tres primeros años de vida es básico para su salud mental, según la Asociación Americana de Pediatría. En esta faceta desarrollan la capacidad de comunicarse, razonar, mostrar afecto, socializar y coordinar sus movimientos; por ello, durante estos años críticos la forma en que te relaciones con ellos puede marcar una diferencia enorme en su crecimiento.

 

De acuerdo con un estudio publicado por la revista Scientific American, los niños que juegan mucho durante su infancia son más capaces de enfrentarse a los problemas, lidiar con el estrés y socializar. Estos juegos pueden ser tan simples como leer un cuento, cantar en la regadera, jugar con un par de títeres o construir algo con unos bloques de madera.



Por otro lado, entre los 18 y 20 meses de edad los pequeños comienzan a imitar todo lo que miran a su alrededor. Ésta es una excelente oportunidad para educarlos con el ejemplo: puedes crear un método divertido para que aprendan a lavarse los dientes, bañarse o incluso preparar la comida. ¡Es cuestión de que eches a volar tu imaginación!

Los juegos básicos

De 1 a 2 años

En los primeros dos años de vida los niños aprenden a diferenciar colores, formas y tamaños. Proporciónales juguetes de colores vivos, formas geométricas y tamaños diferentes para ayudarles con esta tarea. Por ejemplo: bloques de madera, pelotas de plástico, crayolas y papel o aros.

Durante esta etapa los pequeños también comienzan a familiarizarse con su propio cuerpo, por lo que te recomendamos que les enseñes a experimentar sensaciones diversas: sabores, colores, texturas, temperaturas… También es importante que les expliques cuáles son las funciones básicas del cuerpo y los coloques frente al espejo para que aprendan a reconocerse.

 

De 2 a 3 años

En estos años los niños quieren tocarlo todo, y es que su sentido del tacto se encuentra en pleno desarrollo. Es importante que experimenten sensaciones diversas: puedes dejarlos andar descalzos por el pasto, jugar con arena en una playa, sentir el agua en su cuerpo o acariciar una mascota.

Así mismo, en esta etapa es recomendable que les enseñes a distinguir emociones y a expresarlas. ¿Cómo se siente una persona cuando está feliz, enojada o triste? ¿Cómo pueden canalizar sus emociones de una forma saludable?

Por otro lado, los niños de 2 a 3 años buscan sentirse independientes y hacer las cosas sin ayuda de los adultos. Aunque siempre estés al pendiente de ellos, es fundamental que pongas a su alcance juguetes que puedan manejar por sí solos para fomentar su sentido de autosuficiencia.

Ahora ya lo sabes: el objetivo de jugar con tus hijos no es sólo divertirlos, sino también asegurarte de que desarrollen una mente saludable. ¡Dedica todo el tiempo que puedas a interactuar con ellos!

 

Fuentes:

Cómo estimular el cerebro infantil. Diane Trister Dodge y Cate Heroman. Teaching Strategies, Washigton. DC.

Publicación Asociación Americana de Pediatría. Conoce más aquí

Estudio Scientific American. Conoce más aquí 

2     1295