« VOLVER

Juegos para estimular el desarrollo físico de un niño de un año

Algunos ejercicios son herramientas excelentes para promover la salud física de tus hijos. ¿Estás lista para ponerte a jugar con ellos?

Los niños que cumplen un año de edad suelen estar rebosantes de energía: se mueven todo el tiempo, exploran su entorno y tocan cualquier cosa que encuentran a su alrededor. Según el psicólogo Jean Piaget, esta etapa, que dura hasta los dos años, se caracteriza porque los pequeños muestran una curiosidad intensa por los objetos que los rodean, así como por el hecho de que su conducta está regida por respuestas a los estímulos.

En el primer y segundo año de vida, los niños comienzan a ejercitarse por sí solos: se ponen de pie, dan sus primeros pasos y, en poco tiempo, los pasos se vuelven zancadas. Empiezan también a trepar los sillones y subir los escalones con ayuda de las manos. ¡Al cabo de unos meses se convierten en todos unos torbellinos!




El desarrollo físico y la salud

Es importante que tus hijos sean físicamente activos por muchas razones. De acuerdo con un estudio publicado por la Universidad de Harvard, los hábitos que se adquieren durante los dos primeros años de vida sientan la base de una vida saludable o, por el contrario, de una sedentaria y poco beneficiosa para la salud.

 Ejercicios como correr, caminar o aventar una pelota promueven la fuerza, equilibrio, resistencia y  flexibilidad, entre muchas otras cualidades necesarias para un desarrollo sano. Pero, además, es  importante que los niños aprendan estos movimientos básicos para que al crecer puedan practicar  deportes más completos.

 A diferencia de los adultos, los niños sienten el impulso natural de mantenerse activos, ya sea jugando o  corriendo. Pero eso no quiere decir que no existan métodos para fomentar la actividad física en casa.


 Ejercicios que mejoran la condición física de los pequeños

 Los siguientes ejercicios parecen muy sencillos, pero son herramientas excelentes para promover la  salud física de los niños. ¡Toma nota!




Sacar y meter objetos de cajones. Quizá pienses que sólo quieren hacer desorden, pero en realidad, esta actividad les ayuda a coordinar sus movimientos. Destina algunos cajones de tu cocina y habitación para colocar cosas que tu hijo pueda sacar sin peligro alguno.

 

Jugar con cubos. Consíguele unos cubos de plástico o madera; instintivamente querrá golpearlos entre sí, pero puedes enseñarle a colocar uno encima de otro.

 

Colocar anillos en una varilla. Este juego es perfecto para ejercitar la coordinación. Al principio, colocar la varilla justo en el centro le costará trabajo; sin embargo, con la práctica lo conseguirá sin problema alguno.

 

Caminar evadiendo obstáculos. Cuando camine bien, en una habitación amplia o un pasillo coloca varios obstáculos y pídele que los supere hasta llegar al otro lado. ¡Puedes recompensarlo con un fuerte abrazo! Esto le ayudará a conseguir equilibro y coordinación.

 

Lanzar la pelota y recibirla. Además de ser sumamente divertido, este juego permite que ejerciten su coordinación, flexibilidad y sentido de anticipación.

 

En cuanto a las andaderas para ayudar a caminar…

Muchas mamás creen que las andaderas ayudan a caminar con mayor facilidad, pero esto quizá no sea del todo cierto. De hecho, la Academia Estadounidense de Pediatría desaconseja su uso, pues considera que no incentivan a los niños a aprender a caminar por su cuenta y pueden dar a los padres una falsa impresión de que sus bebés son capaces de controlar sus acciones. Además, existe el peligro de que rueden por las escaleras o se golpeen con los muebles. 

De acuerdo con este organismo, éstas son alternativas mucho más seguras a las andaderas para promover el desarrollo físico de los niños:




Centros de juego estacionarios. Son similares a las andaderas, pero no tienen ruedas. Suelen tener asientos que giran y rebotan y diferentes tipos de juguetes.



Corrales. Son áreas de juego acorraladas, seguras para niños que están aprendiendo a sentarse, gatear o caminar.

Ahora tienes más de un motivo de peso para dedicar tiempo a jugar con tus hijos. ¡De ello puede depender su salud física y emocional! 




Fuente:

· Estudio Harvard: Conoce más aquí

· Andaderas: ingresa y entérate más aquí

· Sean Brotherson, especialista en Ciencias de la Familia de la Universidad  North Dakota          State. Artículo Supporting Physical Growth and Development in Young Children. (2009).

0     55