« VOLVER

Juguetes seguros, desarrollo sano

Los juguetes son muy divertidos y cumplen una función importante en el desarrollo de tu hijo. Pero debemos tener muy en cuenta los riesgos particularmente para los niños en su etapa de crecimiento, ya que es una edad donde quieren descubrir el mundo, se llevan los objetos a la boca y pueden atragantarse. 

Pautas generales para que tengas muy en cuenta a la hora de comprarle juguetes a tu pequeño.

• Los juguetes de tela deben contar con una etiqueta que indique que son resistentes a las llamas, o que las retardan.

• Los juguetes de peluche deben ser lavables.

• La pintura de los juguetes no debe contener plomo.

• Los materiales para actividades manuales y artísticas no deben ser tóxicos.

• Las crayolas y las pinturas deben indicar en el envase que cumplen con la norma ASTM D-4236. Esto significa que han sido evaluados por la American Society for Testing and Materials (ASTM).

 

Evita regalarle juguetes viejos a tu hijo, incluso si son obsequio de amigos o familiares. Por supuesto estos juguetes tienen un valor sentimental y pueden ser un alivio económico comparado con los juguetes vigentes en el mercado, pero puede que no cumplan con las normas de seguridad actuales y es posible que estén en un estado que podrían romperse y volverse peligrosos.

 

Asegúrate de que los juguetes no sean demasiado ruidosos. El ruido de algunos sonajeros, juguetes para oprimir, musicales o electrónicos puede ser tan elevado como el de una alarma de un carro (o incluso más fuerte si el niño lo coloca directamente sobre los oídos) y pueden dañar su audición. 

Lee siempre las etiquetas para asegurarte de que el juguete es adecuado para la edad de tu hijo. Tal vez un niño avanzado, en comparación con otros, puede manipular juguetes para niños mayores, pero los niveles de edades de los juguetes se determinan de acuerdo con factores de seguridad, no según la inteligencia o madurez del niño.

Es necesario que evites juguetes con elementos pequeños, los juguetes deben ser lo suficientemente grandes, por lo menos 3 centímetros de diámetro y 6 centímetros de longitud, de manera que no se puedan tragar o queden atascados en la tráquea.

Los juguetes que funcionan con pilas, deben contar con cierres de tornillos, de manera que los niños no los puedan abrir. Las pilas y los líquidos que puedan derramar, presentan un gran peligro para el niño. 

Cuando verifiques la seguridad del juguete para tu hijo, asegúrate de que sea irrompible y lo suficientemente fuerte para resistir las mordidas. Además, asegúrate de que no tenga bordes filosos, puntas, cintas, hilos o cordones de más de 18 centímetros y piezas que puedan pellizcar los deditos del niño.

Después de comprar juguetes que no presentan peligros, también es importante asegurarse de que los niños sepan cómo usarlos. La mejor manera de lograrlo es supervisarlos mientras juegan. Al jugar con tu hijo, debes enseñarle que puede jugar de manera segura y divertirse al mismo tiempo.

Revisa los juguetes regularmente para asegurarte de que no estén rotos y que se puedan usar. Bota los juguetes rotos o repáralos inmediatamente.

Asegúrate de que los juguetes estén limpios. Algunos juguetes de plástico se pueden lavar con jabón antibacterial y agua tibia, pero no olvides enjuagarlos. Los más importante es que supervises el juego de tu hijo y acompañes su alimentación con KLIM ® 1+ para cumplir un papel importante en su desarrollo mientras juega y se divierte.

 

Fuente:

Revisado por Cronan, Kate and Dowshen, Steve.  Octubre de 2011. Elección de juguetes seguros. Nemours.  (Enero de 2014) enterate de más aquí

0     108