« VOLVER

La importancia del DHA en el crecimiento y las funciones del cerebro de tu hijo

El ácido docosahexaenoico, más conocido por su sigla DHA, es un tipo de ácido graso que cumple distintas funciones en el sistema nervioso; fomentando la formación de neuronas, de su migración e interconexión entre las neuronas.

El DHA permite que se produzca una adecuada comunicación entre las neuronas , esencial para procesos como el aprendizaje, la memoria y la conducta.

DHA y la formación del sistema nervioso

El sistema nervioso experimenta su mayor desarrollo en el último trimestre del embarazo y continua a lo largo de su infancia, adquiriendo el 70% del tamaño del cerebro adulto a los 2 años de edad y el 80% a los 3 años de edad.

El cerebro es el órgano más grasoso de nuestro cuerpo, las envolturas de los nervios están compuestas en su mayoría por grasas; de las cuales cerca de un 51% corresponden al DHA. La retina esencial para la visión, representa otro órgano que contiene abundante DHA.

Los pico de mayor acumulación de grasa y de DHA durante la vida son: primeros dos años de vida, entre los 7 y 9 años de edad y hacia la mitad de la adolescencia.

El DHA está involucrado en la diferenciación de las células nerviosas y la formación de redes neuronales. Esto permite que desde edades tempranas se den procesos importantes como:

– La audición, la visión y el lenguaje

– La percepción de nuestra ubicación en el espacio

– El desarrollo de la memoria y la conciencia

¿Cómo el DHA contribuye al crecimiento cerebral?

Las membranas de las neuronas tienen como toda célula de nuestro cuerpo, una doble capa de grasas. El DHA le da a esta membrana la fluidez que se necesita para que la neurona pueda cumplir con sus funciones, por ejemplo que entren y salgan fácilmente de la neurona las diferentes sustancias como neurotransmisores que se encargan de diversas funciones en el cerebro como la memoria, la atención, la planeación, el comportamiento, etc.

El DHA está involucrado en la mielina (envoltura) de las ramificaciones de las neuronas y es esencial para que se establezca conexión entre neurona y neurona a través de estas ramificaciones, proceso que se denomina sinapsis. Es decir, el DHA estimula el desarrollo de las sinapsis.
Por tanto, el DHA es fundamental para que se pueda transmitir adecuadamente las señales entre una neurona y otra y de esta manera, el niño pueda desarrollar adecuadamente todos los procesos de aprendizaje.

¿Cómo influye el DHA en el desarrollo del niño?

Las concentraciones de DHA en los lóbulos frontales del cerebro juegan un papel primordial en el desarrollo de actividades como la resolución de problemas, la memoria y los procesos de atención.

Un adecuado aporte de DHA en la alimentación del niño, le ayudará en sus habilidades de lectura y desarrollo del lenguaje; destrezas fundamentales para el proceso de aprendizaje escolar. Si un niño tiene problemas con la lectura, esto pudiera traer consecuencias en su rendimiento académico y asimismo, incidir en su motivación para aprender y en su autoestima.

Una parte del cerebro que se llama sistema límbico tiene una concentración importante de DHA. El sistema límbico se vincula con el desarrollo de las emociones y la conducta de un individuo, por ejemplo, con la capacidad que tiene el niño de contestar, obedecer o desafiar a los adultos en su entorno.

En resumen, el DHA es fundamental para el crecimiento y las funciones del cerebro, que inicia desde la gestación y continua en otras etapas de su vida.

Recuerda consultar con tu pediatra para recibir la mejor orientación sobre la alimentación adecuada y el desarrollo de tu hijo.

0     209