« VOLVER

LA SIESTA Y EL APRENDIZAJE VAN DE LA MANO

Aunque no lo creas, el sueño tiene múltiples ventajas para los niños y es un hábito imprescindible durante sus primeros cuatro años de vida. De hecho, de acuerdo a investigaciones sobre el sueño infantil, una pequeña pérdida de tiempo de sueño en el inicio de la infancia se relaciona con un peor rendimiento escolar. Además, dormir poco durante los primeros cuatro años multiplica el riesgo de retraso en el lenguaje.
Beneficios de la siesta
Entre los beneficios de tomar la siesta estan que los niños pueden reponer energías que su cuerpo necesita, eliminar tensiones y cansancio, y mejora el humor. Además, de acuerdo con una investigación reciente, que tu niñ@ duerma un poco por la tarde, podría mejorar su capacidad de aprendizaje al mejorar su memoria.
Durante el día los niños acumulan información aprendiendo nuevas palabras, resolviendo situaciones nuevas e interactuando socialmente. Todo este aprendizaje lo acumulan en las áreas de almacenamiento a corto plazo del cerebro, afirma Rebecca Spencer, autora principal del estudio realizado en la Universidad de Massachusetts en Amherst.
“Una siesta permite que la información pase del almacenamiento temporal a un almacenamiento más permanente, del hipocampo a las áreas corticales del cerebro”, explica la especialista. Además, indica que la siesta les permite a los niños procesar parte de la información que han recibido durante el día.
La siesta puede mejorar el rendimiento de los niños.
Un estudio realizado en horas de la mañana a 40 niños de seis jardines infantiles, se concentró en enseñar un juego de memoria visoespacial en el que se les pidió que recordaran dónde estaban situadas de 9 a 12 imágenes en un cuadro. Seguidamente, se animó a los niños a dormir una siesta o a seguir despiertos.
Luego, por la tarde y en la mañana siguiente, se hizo una prueba de memoria retardada a todos los niños, tanto a los que durmieron, como a los que siguieron despiertos.
Los investigadores hallaron que aunque el rendimiento de los niños fue parecido en la mañana, cuando su capacidad de retención estaba fresca, los niños que no habían hecho la siesta olvidaban significativamente más cosas. En cambio, los que habían dormido recordaban un 10% más que los que habían seguido despiertos.
Al día siguiente, los niños que habían hecho una siesta la tarde anterior obtuvieron una mejor puntuación que los que no. Este estudio permitió a los investigadores concluir que un niño no recupera en el sueño nocturno el beneficio para la memoria que tiene la siesta.
Posteriormente, para entender mejor si los recuerdos se procesaban activamente durante las siestas, los expertos realizaron una polisomnografía a 14 niños. Es decir, un estudio del sueño que muestra los cambios que se producen en el cerebro. Los niños hicieron la siesta durante aproximadamente unos 70 minutos y mostraron señales de haber enviado contenidos desde el hipocampo a la memoria a largo plazo.
Muchos niños tienen días muy activos llenos de actividades en casa y en el jardín. Sin embargo, como lo evidencia este estudio, tomar una siesta durante el día es una buena práctica para potenciar el aprendizaje.
Para promover el aprendizaje de tus hijos a través de la siesta te recomendamos crear este hábito estableciendo rutinas de sueño. Además complementa su adecuada alimentación con el Alimento Lácteo KLIM FORTILEARN con nutrientes esenciales que potencian su desarrollo cognitivo.
Palabras claves:
La importancia de la siesta, Aprendizaje, Dormir, Cerebro, Temprana edad, KLIM 3+, Aprendizaje infantil.
Fuente:
Comité asesor de bebesencamino.com. 2014. ¿Hacer una siesta por la tarde ayuda a que los niños aprendan más? a4bandas Media. http://bebesencamino.com/articles/hacer-una-siesta-por-la-tarde-ayuda-a-que-los-ninos-aprendan-mas (enero de 2014).
http://www.educapeques.com/escuela-de-padres/importancia-la-siesta-los-ninos.html
http://www.consumer.es/web/es/bebe/bebes/sueno/2012/05/10/209377.php

0     0