« VOLVER

¿Soy un padre autoritario?

Una de las mayores preocupaciones cuando se tienen hijos es encontrar el equilibrio entre tener autoridad sin llegar a ser dictadores ni posesivos.


La palabra autoridad no tiene por qué verse como sinónimo de dictadura. Por el contrario, la autoridad cuando se refleja de forma positiva está muy relacionada con la tolerancia y el respeto.


Muchas veces por el miedo de los padres a ser muy permisivos piensan que la forma de poner límites es imponiéndose sobre el niño y controlar su comportamiento a medida que va creciendo para que éste sea manejable, especialmente, durante la etapa de la adolescencia. Por esta razón, muchos padres terminan siendo demasiado estrictos ocasionando así daños emocionales en los niños, problemas de conducta y baja autoestima.


Sabemos que como padre o madre tienes una gran responsabilidad sobre tus hombros y deseas dar la mejor educación a tus hijos. Pero en realidad, el estilo autoritario de los padres genera todo lo que el padre no desea para su hijo.


A conitnuación te ofrecemos algunos consejos para ejercer tu autoridad como papá de forma positiva basada siempre en el dialogo, la confianza, tolerancia y respeto.


¿Cómo lograr que la autoridad sea algo positivo?


Mantén un equilibrio. El secreto para ejercer una autoridad positiva sobre tus hijos es hallar un equilibrio entre el autoritarismo y la excesiva permisividad. Todos los niños necesitan reglas y límites; sus mismas pataletas son señales de que algo no anda bien y que necesitan de ti para que los direcciones.


Sé firme con la disciplina. Especialmente, para las mamás es más difícil aplicar disciplina a sus hijos por la carga emocional. Muchas veces le dicen que no a algo que quiere el niño, pero luego son manipuladas por sus berrinches y lágrimas, y terminan cediendo quitándoles el castigo. Es importante que tengas dominio propio para disciplinar a tu hij@ cuantas veces sea necesario. De esta manera, él entenderá que sus acciones tienen consecuencias y se portará mejor la próxima vez.


Evita gritarles. La autoridad debe estar caracterizada por el respeto. Recuerda que tú eres el adulto de la relación, si tú les faltas al respeto subiéndoles el tono de voz y siendo grosero no puedes pretender que los niños respondan calmadamente. Si deseas aplicar autoridad positiva a tus hijos debes cargarte de paciencia, nos recuerda la psicopedagoga María José Roldán.


Coherencia entre los padres. Es clave que ambos padres estén sintonizados en cuanto a la clase de niños que desean educar y la forma de lograrlo. Si uno lo regaña y el otro no hace nada o lo desautoriza, le transmite al niño una confusión sobre la autoridad a la que se debe sujetar, hasta que al final no se somete a ninguna porque no existe un acuerdo entre los padres.


Dales libertad. Pretender que tus hijos hagan solo lo que tú les dices, de la manera en que tú quieres, al momento en que se lo ordenas porque es tu voluntad, es una forma de autoritarismo que anula completamente su individualidad. Este estilo educativo genera personas sumisas sin poder de decisión. Todo lo contario es incluirlos en las decisiones y preguntarles su opinión. De esta forma, lograrás niños con criterio pero también obedientes.


La base de la autoridad positiva es el diálogo, la confianza, la tolerancia y el respeto. Cada una de ellas se traduce en amor. Ayúdalos a descubrir el mundo que los rodea con liderazgo positivo y demuéstrales tu amor promoviendo en ellos una alimentación adecuada que puedes reforzar con los nutrientes del Alimento Lácteo KLIM® 3+ FORTILEARN®.


Palabras clave:

Padres, hijos, niños, autoridad, disciplina, castigo, comunicación, crianza, autoridad, obediencia, edad escolar.


Fuente:

Martha Flautero

Psicóloga

Tarjeta Profesional #51604547

0     0