« VOLVER

¿Cómo estimular el cerebro de los niños?

Al igual que los brazos y las piernas, el cerebro también necesita ejercitarse para estar sano.  El deporte y el arte contribuyen a su funcionamiento ideal. 

Entre los 3 y los 7 años de edad, el cerebro es más sensible a cambios emocionales y físicos, donde temas como el colegio, los amigos, la familia influyen diariamente. Y al igual que cualquier otra parte de su cuerpo, es indispensable asegurarse que se desarrolle correctamente.

Que tengan buena memoria, que sean hábiles en la comprensión de lectura, coordinados al momento de dibujar o bailar, son solo algunas de las habilidades que todo niño puede adquirir. La manera más fácil de lograrlo, es ejercitar su cerebro. Para eso hay una serie de actividades, que además de lúdicas, son divertidas.

• Juegos de mesa. En esta etapa los niños ya son capaces de seguir instrucciones. Armar rompecabezas, hacer sopas de letras, jugar ajedrez, parqués, son buenos para desarrollar su agilidad mental.

• Escuchar música.  A esta edad sus sentidos están más despiertos que nunca, y ponerles música ayuda no solo a que tengan ritmo y coordinación sino que incrementa su sensibilidad artística y su empatía  a aprender a tocar algún instrumento.

• Deletrear palabras.  Escoger una palabra al día y jugar con ellos a que la digan letra por letra fortalece su memoria y su razonamiento.

• Llevar un diario. Dejar que escojan un cuaderno y escoger un momento del día, para que escriban sobre la clase del colegio que más les gustó, o dibujen su personaje de televisión preferido y se inventen historias, o que hagan planas mientras juegan a ser profesores, es divertido, estimula su creatividad al tiempo que afianza su sentido de pertenencia y la importancia de cuidar sus cosas. 

• Involucrarlos con el arte. Dedicar una hora a que pinten con témperas, hagan esculturas con plastilina, figuras en papel es una buena manera de mejorar su motricidad fina y gruesa sin mencionar que reta su creatividad. 

• Enseñarles otro idioma. Está comprobado que hablar más de un idioma ejercita su cerebro de manera extraordinaria porque al aprender nuevas palabras y nuevas conjugaciones, estimula su habilidad para resolver problemas, su memoria y su agilidad para armar frases completas y hacerse entender. 

• Hacer deporte. Siempre será saludable realizar alguna actividad física, pues además de beneficiar los músculos de brazos y piernas, ejercita al cerebro en temas de coordinación, agilidad de respuesta, reflejos.

• Enseñarles datos básicos. Decirles la dirección y el teléfono de la casa y pedir que se lo aprendan y preguntárselos de vez en  cuando mientras te están acompañando a hacer vueltas o necesitas comunicarte con tu casa. Esto no solo ejercita su memoria sino que refuerza su sentido de responsabilidad.

 

Fuente:

Magaly Restrepo. 



0     62