« VOLVER

Cómo lograr que los niños coman de forma adecuada

La hora de comida no tiene por qué ser una experiencia negativa. Lograr que los niños coman lo que está en sus platos es una cuestión de paciencia y de trabajo en equipo

 Ver que tu hijo no come puede fácilmente ser una de las situaciones más estresantes del día porque lo  primero que se viene a la cabeza es que está enfermo. Pero  antes de entrar  en crisis es mejor que te  tomes un tiempo para analizar cuál es la verdadera causa de su inapetencia.

 Hay que partir de la base de que los niños comen de acuerdo a su tamaño corporal.  Que el que sus  amiguitos de la misma edad coman más que ellos es completamente normal, al igual que el que se  demoren más que el resto de la familia en terminar su plato.  En lugar de desesperarse, recuerda que  hay varios factores que pueden afectar su apetito. 

     

 


Una vez te has familiarizado con estas causas y te queda más fácil detectarlas, puedes empezar a poner en práctica, alguno de los siguientes consejos.

·    Tener mucha paciencia para enseñarles a comer variado y jamás acudir a la violencia física o psicológica para lograrlo, pues puede porvocar desórdenes alimenticios.

·    Cuidar las porciones. Es mejor que repita a que se  quede mirando el plato sintiéndose obligado a terminar. Las porciones pequeñas no significa que no se están alimentando correctamente. Lo importante es asegurarse que lo que está comiendo tenga los nutrientes necesarios para su desarrollo. 

·    Ser creativa al momento de preparar los platos. Trata de combinar colores, incluso hacer figuras con las verduras es importante pues son niños muy visuales.

·    Variar el menú. Muchas mamás le preparan siempre lo que más les gusta pues saben que se lo van a comer sin pelear, sin embargo, es importante que los niños sepan que eres quien les da la comida que es necesaria para que estén fuertes y sanos.

·    Establecer horarios fijos de comida, y procurar hacerlo en familia sentados en el comedor. La televisión y los juguetes no tienen cabida en la hora de la comida pues les quita atención sobre el plato.

·    Ofrecerles premios o recompensas a cambio de comer es un gran error. Empiezan a verlo como un juego y el día que no tengas nada para ofrecerle simplemente no va a tocar el plato.

·    Evitar las golosinas entre comidas pues les resta apetito. Dárselas de postre es una mejor opción.

·    Dejar que huelan y toquen los alimentos. Los niños entre 3 y 7 años están explorando sus sentidos, así que darles tiempo para que además de comerla también se familiaricen con lo que están llevando a su boca, ayuda a mejorar el apetito.

La hora de la comida puede y debe ser divertida, y sobre todo, debe ser un espacio para compartir en familia. Así que siéntense a comer y ¡buen provecho!.

 

Fuente:

Magaly Restrepo

Pediatra


1     67