« VOLVER

¿Es normal que los niños le tengan miedo a la oscuridad?

Uno de cada tres niños le tiene miedo a la oscuridad, y aunque es totalmente normal, es importante ayudarlos a superarlo, y así puedan descansar por las noches.

Entre los tres y siete años de edad los niños son más sensibles a sentir miedo frente a temas que para nosotros como adultos son comunes y corrientes. ¿La razón? En esta etapa su nivel de imaginación es tan alto, que todavía no han aprendido a diferenciar qué es fantasía y qué es realidad.

Relacionan la oscuridad con cosas que los asustan como  los monstruos de las películas, los truenos, los extraños, y se despiertan varias veces durante la noche por miedo a que algo les pase.  Es ahí cuando debes actuar y acompañarlos a superar sus temores, pues aunque es normal que pasen por esta etapa de inseguridades, es necesario que puedan descansar y dormir tranquilos por la noche si quieres asegurar que al día siguiente estén activos y con energía, dispuestos a aprender y puedan jugar.

 Lo primero es ser muy paciente y saberlos escuchar. El que ellos se sientan entendidos y respaldados facilitará el proceso. Si te burlas o tratas de evitar el tema, lo único que lograrás es aumentar su miedo y disminuir la confianza que tienen en ti. Si ves que hay momentos en que la rabia y la frustración te estén ganando, no lo manifiestes delante de ellos pues se sentirán responsables, y no hay nada más frustraste para un niño que sentir que por su culpa su mamá está triste.

Te recomendamos tener en cuenta los siguientes tips que son bastante prácticos.

·         Implementar juegos donde los niños deban vendarse los ojos pues les permite interactuar sin utilizar la vista (ponerle la cola al burro, reventar una piñata). Apagar la luz y jugar a buscar tesoros y a identificar objetos del cuarto utilizando el tacto, les ayudará a entender gradualmente que no hay problema estar sin luz.

·         No prender la luz cada vez que se asusten. Lo único que logras con esto es afianzar la idea que tienen de que la oscuridad asusta y la luz tranquiliza. Atiende su llamado con la luz apagada y háblales hasta que se tranquilicen.

·         Incluir la hora de dormir dentro de las rutinas del día. El que les trasmitas la idea de que acostarse en su cama y apagar la luz del cuarto es igual de normal que ponerse la pijama y lavarse los dientes antes, será más fácil que lo relacionen con algo positivo en lugar de tenerle miedo.

·         Acompañarlos hasta su cama, arroparlos, contarles una historia o leerles un cuento y darles un beso de buenas noches hará que se acuesten felices y relajados. (Este cuento es un ejemplo de lo que podrías leerles o mostrarles para que sientan que irse a la cama es parte de una rutina. 

·         No dejar que vean programas de miedo ni con monstruos que se esconden debajo de la cama pues a esta edad, lo que ven en la televisión no es fantasía para ellos.

·         Nunca obligarlos a que se queden solos en la oscuridad, ni castigarlos dejándolos solos en su cuarto a oscuras. Lo único que lograrás es reforzar su miedo y que relacionen la oscuridad con cosas negativas.

·         No te burles ni menosprecies sus miedos. El hecho de que para ti sea un tema común y corriente no significa que no tenga importancia. Si no sienten tu apoyo será mucho más difícil que te dejen acercarte.

·         Felicitarlos por su valentía cuando han pasado un tiempo a oscuras o pasado la noche derecho sin levantarse con miedo a la oscuridad. Se sentirán valientes y querrán repetir esa victoria.

·         Lo más común es que este miedo se les pase en cuestión de meses y que el tema de la oscuridad deje de ser un problema.  La clave es que tú seas paciente y les demuestres tu apoyo incondicional.

 

Fuente:

Andrea Niño

Psicóloga

0     12

Whoops, looks like something went wrong.