« VOLVER

Porciones saludables para niños de 5 años


A esta edad ya los niños saben qué comida les gusta y qué prefieren dejar en el plato. Para asegurarte que lo que se comen sea saludable, la clave está en las porciones. 

 

 El tema de la comida a los cinco años es más bien un tema emocional, lo que obliga a los adultos a estar igual de pendientes a cuando sus hijos tenían un año y probaban sólidos por primera vez. Lo que pasa es que a esta edad ya se sienten con mayor confianza de decir qué les gusta y qué no, y si es esto último, no tienen problema alguno en hacerlo  saber.



Si bien sus necesidades nutricionales son las mismas de hace un año, las respuestas emocionales frente a lo que se les  sirve son impredecibles. Malas palabras e incluso alejar el plato y dejarlo servido hacen parte de sus reacciones. Aunque es claro que debes establecer límites y reforzar los modales en la mesa, el que equilibres las porciones en cada comida te dará  suficientes opciones saludables para mantenerlos sanos y bien alimentados.

 

 Desayuno antes de ir al colegio:

Asegúrate de incluir algún cereal o derivado, un lácteo y una fruta o jugo de frutas. Un desayuno evitará que sienta un  hambre extrema antes y también lo matendrá…

Revisar el almuerzo y la cena con la nutricionista para un almuerzo que tenga en cuenta las costumbres y alimentos  consumidos, esto parece tomado de recomendaciones para población española

Para que sepas exactamente qué poner en sus platos, y te asegures de incluir los cinco grupos alimenticios,  ten en cuenta l  los siguientes datos.


     

·         Cereales y derivados, tubérculos y plátanos: Al día es recomendable que coman una porción que equivale a dos tazas de arroz y dos rebanadas de pan. No es claro el tamaño de porciones, en este grupo se puede ampliar la opción de guía.  Otras opciones son tortillas de maíz, papas, yuca, pasta, lentejas, maíz, plátano verde.

·         Vegetales. Una taza y media de vegetales cocidos como el brócoli,  tomate, zanahorias, calabacitas,  espinaca, pepinos, cebollas, cebollines, vegetales verdes, amarillos, rojos.

·         Frutas. Dos tazas de fruta, o dos piezas de fruta, puedes escoger entre manzana, pera, banano, melón, sandía, naranja, kiwi, mango, papaya, carambolo, granadilla, guayaba. Tiene que estar fresca o cocida.

·         Lácteos.  Mínimo dos tazas de leche al día. Puede intercalarlo con alimentos lácteos fortificados, yogur o queso.

·         Carnes. De 2 a 3 onzas de carnes magras, pescado o pollo.

·         Grasas. Utilizar aceites vegetales para cocinar o ponerle un poquito de aceite de oliva en sus vegetales, carnes y pescados. También puedes usar margarina o mantequilla para el pan.

 

Si te guías por estas porciones podrás estar tranquila de que tus hijos están recibiendo los nutrientes y vitaminas necesarias para un óptimo desarrollo, Así puedes dedicarle tiempo a enseñarles a controlar sus emociones frente  a la comida, y recordarles que eres tú quien decide qué come.

 

 

Fuente:

Nelly Olarte.

Nutricionista. 

0     49

Whoops, looks like something went wrong.