« VOLVER

¿Deben los niños ayudar en las tareas del hogar?

Toda mamá desea tener niños responsables y disciplinados, pero a veces pasamos por alto situaciones cotidianas con las que podemos fomentar estos valores en los niños. Una de ellas es: los quehaceres del hogar.

No solo en el colegio los niños aprenden. El hogar es su primer salón de clases, por lo que cualquier actividad que allí realicen es una enseñanza. En este orden de ideas, el pedirles que colaboren en los quehaceres del hogar es otra manera de aprender y fomentarles responsabilidad y disciplina.

La idea principal de incluirlos en las labores del hogar es inculcarles el hábito de colaboración. A los niños les encanta sentirse grandes e imitar a los adultos, así que no será difícil atraer su atención.

Para que todo fluya es recomendable que organices un horario y definas las tareas que le corresponden a cada miembro de la familia, pues recuerda que su referente siempre serás tú. Escríbelas en una cartelera que todos puedan verlas, así les quedará más fácil recordarlas y serán más disciplinados.

Los expertos recomiendan que para incluirlos en las actividades del hogar se les haga saber que son parte de un equipo en el que cada jugador es una pieza clave para el cuidado del hogar. Ten presente, que las asignaciones que les encargues a tus hijos no son para aliviar tus responsabilidades sino que son parte de su educación para la vida.

Muchos padres, se preguntan en qué tipo de tareas pueden colaborar los chicos. En principio, lo recomendado por los especialistas es iniciar dándoles tareas relacionadas con sus pertenencias, por ejemplo:

  • Recoger sus juguetes cuando hayan terminado de jugar.

  • Retirar su plato de la mesa.

  • Poner su ropa sucia en la canasta.

  • Guardar sus cuadernos en la maleta una vez hayan terminado de estudiar.

Cuando estas se hayan formado como hábitos, puedes incluirlos en otras actividades como:

  • Regar una planta.

  • Darle de comer a la mascota.

  • Limpiar cuando algo se les cae al piso.

  • Organizar la mesa del comedor, poner platos y servilletas.

  • Acompañarte a botar la basura.

Seguidamente, otras tareas que tienen un mayor grado de complejidad pueden ser:

  • Tender su propia cama.

  • Preparar la comida contigo. Dejarlos que mezclen ingredientes con las manos, que escojan los vegetales para la ensalada o agregarle el queso a la pasta.

  • Limpiar, barrer o quitar el polvo en su habitación.

Formar estos hábitos en los niños es un completo desafío, pero con paciencia lo puedes lograr. Evita poner estas tareas como parte de un castigo ya que crearás una visión negativa en tus hijos.

El secreto está en ser perseverante y animar a tus hijos en cada oportunidad. Los especialistas señalan la importancia del rol de los padres en expresarles gratitud y reconocer su esfuerzo para cumplir con estas labores. Además recomiendan darles libertad, así sentirán que confías en ellos y crecerán como niños seguros de sí mismos e independientes.

Criar niños independientes, disciplinados, colaboradores y fuertes emocionalmente es una tarea importante, encárgate de esto, mientras los nutrientes del Alimento Lácteo KLIM® FORTIGROW® contribuyen a la adecuada alimentación de tus hijos en Edad Escolar.

Palabras claves:

Niños, edad escolar, alimentación, disciplina, valores, familia, padres, responsables, disciplinados, comunicación.



Fuente

Martha Flautero.

Psicóloga.

Tarjeta Profesional #51604547

0     3