« VOLVER

EL USO ADECUADO DE INTERNET EN LOS NIÑOS, ¿CÓMO LOGRARLO?

Eliminar por completo la conexión a la red en los niños no es la mejor solución, sin embargo, establecer límites de conectividad a tiempo garantiza un desarrollo equilibrado para tus hijos.

Cada vez más la conectividad está más presente en el mundo que nos rodea. El internet ha impregnado el día a día de todas las personas, y los niños no son la excepción. Si bien es una herramienta de gran utilidad para el aprendizaje y desarrollo de los chicos, se puede convertir en algo tóxico sino es controlado a tiempo.

Como mamá, seguro conoces muchos de los peligros a los que está expuesto tu hij@ cuando está conectado. Algunos de los más comunes pueden ser: el acceso a información inapropiada para su edad, dispersión, pérdida de tiempo, exposición de la intimidad, compras no autorizadas, estafas, mal uso de las redes sociales, juego compulsivo, entre otras.

El 27% de los niños y jóvenes colombianos acceden a la web desde sus hogares, de acuerdo a la investigación “La Generación Interactiva en Iberoamérica. Niños y adolescentes ante las pantallas” realizada por la Fundación Telefónica y la Universidad de Navarra. Si esto es así, entonces es fundamental que sea precisamente en el hogar donde se inicie una adecuada educación con respecto al uso adecuado del internet en los niños.

Te brindamos algunos consejos que te ayudarán a crear relaciones saludables entre los niños y el internet. Además, conocerás algunas buenas prácticas para tener un mejor control del tiempo y la información a la que acceden los niños a través de sus computadores.

1. Ubica el computador en un lugar común para todos dentro del hogar. De esta forma garantizarás que el tiempo de conexión de tus hijos sea público y supervisado, lo que es más complicado limitar cuando se conectan desde sus habitaciones.



2. Instala en las máquinas un software de control parental. Esto sirve para monitorear el tiempo y la información a la que pueden tener acceso tus hijos. Muchas de estas herramientas funcionan para activar alarmas de tiempo que les indican a los chicos que su tiempo de conectividad ha finalizado.

Además, estos sistemas también te brindan la posibilidad de bloquear sitios en la web específicos que puedan ser perjudiciales.



3. Crea disciplinas en los niños. Desde pequeños es necesario que los niños aprendan a respetar las normas de la casa, así que es importante que les hagas saber las normas establecidas para el uso del Internet. Habla con ellos y establezcan acuerdos para el horario de uso de Internet, el tiempo de hacer sus actividades académicas y el tiempo de realizar otras actividades.



4. Apaga la conexión inalámbrica cuando no sea necesaria. Hoy en día nuestros hijos pueden conectarse desde dispositivos móviles estando en cualquier lugar. Para evitar que esto suceda, puedes desconectar la conexión inalámbrica durante el día cuando no sea requerida y después de una hora de la noche cuando ya todos vayan a descansar.



5. Enseña a tus hijos a encontrar otros intereses. Aunque actualmente parece que el entretenimiento para los niños se reduce a estar “en línea”, como mamá es importante que le enseñes a descubrir la vida más allá de las pantallas. Por ejemplo, puedes estimular la lectura, invitarlo a practicar algún deporte, jugar en exteriores o juegos de mesa, interactuar con amigos y familiares



Finalmente, ten presente que la comunicación entre los padres y los hijos es primordial para que los niños comprendan por qué las restricciones en Internet son necesarias a su edad. De esta manera, lograrás un uso adecuado sin mayores inconvenientes.



Criar a tus hijos de forma independiente estableciendo los límites de la conectividad garantiza un desarrollo equilibrado, encárgate de esto, mientras nosotros apoyamos su crecimiento integral con los nutrientes que aporta el Alimento Lácteo KLIM® FORTIGROW®.





Palabras clave:

Navegación segura, control del internet, el internet y los niños, moderación del internet, control parental.

0     3

Whoops, looks like something went wrong.